ENVIAR IMPRIMIR TEXTO
INICIO OPINIÓN     Lunes, 31 • Mayo • 2010

No puedo quedarme callado. ¡Llegó la hora de hablar!

Ultraje a Yucatán: imposición en el IMSS


Preocupantes síntomas de nuevo autoritarismo...

 

 
Dedico afectuosamente este artículo a: la médico pediatra Marina Eljure Carrillo con 16 años de servicio en el hospital Benito Juárez.- Luis Armando Heredia Castro, 18 años de servicio y auxiliar de servicios en la clínica T1.- Ramón Montero y Campos, trabajador social con 20 años de servicio en la T1.- María Candelaria Cisneros Meléndez, 25 años de servicio como médico familiar de la Unidad de Medicina Familiar de Kanasín.- Leticia Guadalupe Lara Gamboa, enfermera general con 20 años de servicio en la T1.- José Eduardo Castro Díaz, 28 años de servicio como técnico en equipo helicoidal de la T1.- José Jesús Lizama Maldonado, 14 años como auxiliar de laboratorio en el hospital general de Tizimín.- Filiberto Orilla Moguel, 13 años de servicio como operador de servicios auxiliares RX en el hospital rural de Maxcanú.- Eduardo José Choza Sierra, auxiliar de servicios de intendencia en la T1, con nueve años de servicio.- Adelaida May Maldonado, 24 años de servicio como enfermera en la T1.- Guillermina Tamayo Gordillo, 10 años de servicio en la T1, como terapista físico.- Nelvy Rosado López, 19 años de servicio en Inhaloterapia de la T1.- Elsy Puerto Aguilar, asistente médico, 16 años de servicio en la T1.- Arturo Suárez Canto, 19 años de servicio como técnico electricista de la T1.

El tiempo que dure su lucha les ofrezco mi solidaridad sincera e incondicional. Mi humilde pluma, si de algo os sirve, está desde hoy a vuestro entero servicio... Ánimo, un abrazo a todos...

Asqueroso, meridanos, asqueroso y escandaloso lo que está sucediendo en la delegación local del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS). ¿Habían visto alguna vez que un Presidente de la República, para imponer a un delegado, enviara desde la ciudad de México a decenas de policías federales con el propósito de reprimir protestas y proteger con sus bayonetas un acto arbitrario? Pudiera ser que nombrar delegados y desplazar fuerzas federales sean facultades presidenciales. Pero es inadmisible la forma en que está dándose esta imposición, porque las entidades federativas son libres y soberanas. Con todo y sus facultades, por ética, por espíritu conciliatorio, por respeto a la investidura, el Presidente debiera darles su lugar a los gobernadores y tomar en cuenta sus opiniones.
 
 En el caso específico de Alberto "Tico" Reyes Carrillo, la gobernadora Ortega objetó el nombramiento porque, advirtió, el individuo no tiene el perfil, desconoce la normatividad del IMSS y, por tanto, será difícil que logre mejorar el pésimo servicio que reciben los derechohabientes. Fueron inútiles las razones de Ivonne. A Felipe Calderón sólo le interesa quedar bien con Patricio Patrón y sus esbirros patricistas. A Felipe Calderón, presidente ilegítimo de México, no le importa, repito, no le importa el bienestar de los yucatecos.
 
Lamentable la actitud presidencial. Lo he dicho en otras ocasiones. Son preocupantes los síntomas del nuevo autoritarismo, con visos fascistoides, que avanzan en México. No es raro en Calderón y los panistas. Todos son propensos al totalitarismo y la ilegalidad. Acuérdense que cuando rindió protesta como Ejecutivo, don Felipe se apoyó en el Ejército. Mucho antes, en 2006, siendo candidato, junto con su equipo de campaña violó varios preceptos constitucionales y legales que le permitió llegar, en forma muy irregular, a la primera magistratura. 

Así que, con el Ejército llegó y con él ha gobernado. Lo malo es que el Presidente ilegítimo juega con fuego, porque poco a poco ha ido devorando ese federalismo por el que tantos lucharon y murieron. Otra muestra de su apego al totalitarismo es su absurda y fallida guerra contra el narco. A nadie pidió permiso para iniciarla.
 
Otra más son los excesos que cometió el ejército en Michoacán cuando, por órdenes de don Felipe, fue a detener funcionarios en aquel estado. Sin avisarle previamente al gobernador, efectuaron una razzia en el mismísimo Palacio de Gobierno de Morelia. En Mérida, presenciamos estos días el injustificable despliegue de policías armados hasta los dientes para imponer como delegado, por capricho presidencial y patricista, a un esbirro de Patricio Patrón Laviada. Vemos que Calderón ha ido demasiado lejos en su amor por los patricistas. Preocupa el hecho porque si por un delegadillo envió una fuerza represora de ese tamaño, imaginen lo que haría por algo más grave. 

Luego entonces, para eso quiere que todas las policías del país se unifiquen y queden bajo la bota de Gerardo García Luna. Para reprimirnos cuando haya necesidad fundamentado en sus muy discutibles facultades presidenciales. Mexicanos, yucatecos, meridanos: ¡NO LO PERMITAMOS JAMÁS!, porque pareciera que el espurio quiere gobernarnos con mano de hierro para infundir terror. Dejemos un momento al ilegítimo y su pésimo gobierno, y vayámonos a remover la memoria histórica. Conozcamos algunas causas del conflicto en el IMSS.

Las dos protagonistas principales son: la doctora Marina Eljure Carrillo, líder del sindicato de esa dependencia, depuesta por una traición. La otra es la actual dirigente, Lizbeth Brito Manzanero, mujer traicionera que como todos los traidores ha sido hábil en la confabulación y taimada en la deslealtad. Su pasado político es renegrido. La Brito es veleta por excelencia. Vende el movimiento sindical conforme sus intereses. Antes de 2007 fue perredista.

Cuando Ivonne Ortega resultó candidata a gobernadora, saltó al PRI. Luego, para derribar a Marina Eljure, no tuvo escrúpulos en aliarse con el PAN. En la pasada campaña Beatriz Zavala la incluyó en su planilla. Detrás de toda la maquinación contra Marina estuvieron y siguen estando panistas de muy alto nivel en la Ciudad de México y, desde luego, Patricio Patrón y Beatriz Zavala. Hace algunos años, la doctora Eljure buscó ser secretaria general del Sindicato. Al entonces desgobernador Patrón Laviada no le pareció. Parece que el sindicato ya estaba en las garras del PAN porque el anterior secretario general, Dr. Luis Fernando Quintal Flores, había sido candidato panista suplente.
 
Los panistas no concebían que una priista tomara el control del sindicato. Así que el desgobernador movió sus influencias y, mediante artimañas legales, despojaron a Marina de sus derechos sindicales. Con eso le impidieron ser candidata y secretaria general. Cuentan que en aquel entonces Lizbeth Brito era el brazo derecho de Marina. Que la doctora confiaba ciegamente en ella. La Brito fue consumada actriz: aparentaba ser modosita, humilde, incapaz de hacer daño. Por eso, sin que Marina sospechara, en un viaje a la ciudad de México, Lizbeth entró en componendas con el Secretario Nacional del sindicato y los panistas. 

Como dije antes, el primer paso fue despojar de sus derechos sindicales a la doctora quien, sin ninguna suspicacia, pasó el cargo a Lizbeth para abocarse a su defensa. Y vino la traición. Tan pronto tuvo oportunidad, Lizbeth desconoció a Marina, abandonó el PRI y se echó en los brazo del PAN. Los trabajadores siempre han considerado a Marina como auténtica dirigente. Los patricistas usaron la represión para defender a Lizbeth. Así, en la madrugada del 30 de diciembre de 2004, por órdenes de Patricio Patrón, la SPV reprimió con lujo de violencia a los simpatizantes de Marina.
 
Hubo una recomendación de la CNDH contra el mal gobierno patricista. Asimismo, en diciembre de 2006, la Comisión de Derechos Humanos del Estado de Yucatán publicó esta resolución: "Con fecha treinta y uno de diciembre de dos mil cuatro, comparecieron las ciudadanas Juana Barajas Pacheco, Ma. de los Ángeles Novelo Torres y Ma. del Pilar Cetz, quienes se quejaron contra servidores públicos de la SPV y el IMSS porque el treinta de diciembre de dos mil cuatro, aproximadamente las dos de la madrugada, en la puerta del Sindicato de Trabajadores del IMSS, las quejosas realizarían un acto proselitista a favor de la Dra. Marina Elena Eljure Carrillo, candidata a la secretaría general. 

En eso llegaron aproximadamente ciento cincuenta elementos de la SPV, pertenecientes a los grupos Goera y Antimotines, quienes violentamente procedieron a quitar a los quejosos y a otras personas con golpes y amenazas". La Comisión consideró que la SPV de Patricio cayó en abuso de autoridad al golpear a los manifestantes, y que al hacer uso excesivo de la fuerza pública coartaron la libre manifestación de las ideas y la libre asociación.
 
El 23 de abril pasado, siendo candidata de la planilla de Beatriz Zavala, Lizbeth Brito Manzanero perdió los estribos y agredió física y verbalmente a María Novelo Torres, quien protestaba por su actuación al frente del Sindicato. En su denuncia afirmó la afectada: "Me arrinconó, me señaló con el índice y, protegida por sus guaruras, me dijo que no tenía nada que hacer ahí porque como jubilada no soy del sindicato. Pero me sigue descontando la cuota sindical. Lizbeth estaba fuera de sí, me gritó y empujó contra la pared". La Brito fue denunciada ante la Procuraduría del Estado. 

La Brito, toda una ficha...
Pseudo calificados como "redentores" el siglo pasado, los panistas tropiezan hoy (y seguirán tropezando) con las piedras que lanzaron contra sus adversarios: la mentira, la calumnia, las falsas promesas y la corrupción que arrastran. Ciertamente, en el PRI no hay santos, pero al menos no han vivido pregonando, como los panistas, su "alta moral" ni muévense con actitudes mojigatas. 

En sólo diez años hemos quedado hartos de los excesos, abusos y acciones fuera de la ley de estos politiquillos blanquiazules que se cubren bajo una falsa moral, que se dicen luchadores de causas sociales, del bien común, protectores de los desposeídos y ejemplos de vocación y santidad. Individuos e individuas que se autocalifican de "manos limpias", "intolerantes ante la corrupción", "de mano dura contra el abuso de poder" (pero admiradores del fascismo totalitarista, como estamos viendo con el caso del IMSS), "que dicen actuar siempre dentro de la ley y nunca fuera de ella", "que juran y perjuran que México, Yucatán y Mérida serán mejor con ellos, que con otros".
 
Farsantes que utilizan slogans de todos los colores y palabras para magnificar un cambio que nunca se dio. Mentirosos que siguen prometiendo lo que jamás pensaron dar. Políticos corruptos que condenan acciones ilícitas de sus adversarios cuando ellos mismos no pueden escapar de ellas. La historia de estos panistas, estimados meridanos, está llegando a su fin. 

En Yucatán ya están en el suelo. Dos años más y los echaremos del poder nacional. Triste historia plagada de mentiras, promesas incumplidas y ambiciones en la que figuraron dos presidentes ineptos. Panistas de pacotilla que sólo han servido para lucrar con la miseria de los desvalidos y para manejar a los fanáticos e ignorantes que aun creen en ellos, tontos útiles sometidos por las truculencias de su dirigencia, convertidos desde hace tiempo en marionetas y carne de cañón, que seguirán subyugados por el poder patricista mientras la gran impostura, el PAN, y Calderón el ilegítimo, el espurio, el incapaz, el mentiroso, tengan la presidencia... C.A.S.B.-
 
carlossarabia46@hotmail.com

Acerca del autor:

Carlos Sarabia Barrera*

*Ex Regidor NO panista del pasado Ayuntamiento

Comentarios de los lectores

YucatanAhora.com 2009 © Todos los derechos reservados