ENVIAR IMPRIMIR TEXTO
INICIO OPINIÓN     Jueves, 6 • Julio • 2017

Radar Político

Ulises Carrillo, líder de facto del PRI en Yucatán


Por: Columna

El chiapaneco es quien dirige en realidad la estrategia del PRI con miras a 2018, pues Carlos Sobrino Argáez no es más que un títere, una figura decorativa.

Ayer hablábamos de la cosas extrañas que vivimos los mexicanos a causa de nuestro sistema político, al que tan atinadamente el escritor peruano Mario Vargas Llosa bautizó como la "dictadura perfecta".

Aunque aparentemente vivimos en una democracia republicana, de facto nos parecemos más a los regímenes autoritarios donde prevalece la represión.

Y ya que hablamos de cosas extrañas que ocurren en esta imperfecta democracia, una de ellas son los dirigentes de facto, esos que representan el poder detrás del poder, la mano que mece la cuna.

En Yucatán esto lo vemos claramente en el comité estatal del PRI, donde aparentemente el presidente es Carlos Sobrino Argáez, pero el presidente de facto es el chiapaneco Ulises Carrillo Cabrera, quien es el que dicta la directrices y el que planea la estrategia con miras a mantener al PRI en la gubernatura y recuperar posiciones perdidas en 2012 y 2015.

Carrillo Cabrera fungió durante la administración de Ivonne Ortega Pacheco como secretario técnico y jefe del Despacho de la Gobernadora.

Sobrino Argáez no es más que una figura decorativa, un títere al que le mueven los hilos para que vaya a los municipios a pronunciar discursos y hasta frases que le dicta Ulises Carrillo.

En la reciente asamblea estatal del PRI quien estuvo dirigiendo todo no fue Carlos Sobrino, sino Ulises Carrillo, a quien en realidad se ha confiado la estrategia del PRI con miras a 2018 luego de su renuncia al Isstey en septiembre de 2016.

Acerca del autor:

Columna

Comentarios de los lectores

YucatanAhora.com 2009 © Todos los derechos reservados