ENVIAR IMPRIMIR TEXTO
INICIO OPINIÓN     Jueves, 8 • Diciembre • 2016

Radar Político

'Secuestran' y 'encajuelan' el criterio de jueces y Ministerio Público


Por: Columna

¿Yucatán, un estado pacífico donde las cárceles ni están saturadas ni son escuelas del crimen, puede darse el lujo de liberar a sujetos que sobrepasan el nivel de criminalidad de ebrios rijosos o ladrones de ocasión?

Criterio, palabra de tres sílabas y ocho letras. El diccionario de la Real Academia la define como "norma para conocer la verdad", "juicio o discenirmiento".

Sin duda una palabra muy relacionada con la justicia y con el oficio de ejercer la justicia. Sin embargo, en Yucatán a últimas fechas el criterio ha estado muy ausente de los jueces a la hora de aplicar la justicia, pues peligrosos delincuentes han sido liberados porque a los jueces les ha costado mucho ejercer su criterio.

Sin embargo, también el Ministerio Público le está quedando a deber a la sociedad, pues la Fiscalía es la que pacta condenas mínimas para los delincuentes que a final de cuentas son liberados.

Fue precisamente el Ministerio Público el que propuso una sentencia de solo seis años de cárcel para los peligrosos delincuentes Yuri Raúl Santamaría Pérez, Gram Anguiano Interián y Einer Scott Interián.

En marzo de este años los sujetos secuestraron y encajuelaron a una mujer de la tercera edad, por una supuesta deuda de su yerno. El caso fue uno de los grandes sucesos policiacos que conmocionaron a Mérida este año y se esperaba un castigo ejemplar.

Además, el hecho era inédito para una gran mayoría de los meridanos, pues no ocurría algo similar desde hacía más de 20 años.

La condena fue ridícula. Los jueces, pero también el Ministerio Público, le quedaron a deber a la sociedad, pues con la sentencia de seis años en prisión es muy probable que en breve los sujetos abandonen el penal al recurrir a alguno de los beneficios que les otorgan las nuevas leyes.

Tras la continúa sucesión de casos como éste vale la pena preguntarse: ¿Está funcionando el nuevo sistema de justicia penal? ¿Yucatán, un estado pacífico donde las cárceles no están saturadas y tampoco son escuelas del crimen, puede darse el lujo de liberar a sujetos que sobrepasan con mucho el nivel de criminalidad de ebrios rijosos o ladrones de ocasión?

Si bien Yucatán está libre de la delincuencia organizada que azota en otros estados, la delincuencia común se engoda con las continuas liberaciones de ladrones e incluso homicidas.

Hoy la justicia está cuestionada por una sociedad que resulta agraviada con decisiones carentes de criterio. Es una lástima que por estos hechos se pierdan importantes avances.

Acerca del autor:

Columna

Comentarios de los lectores

YucatanAhora.com 2009 © Todos los derechos reservados