ENVIAR IMPRIMIR TEXTO
INICIO OPINIÓN     Miércoles, 10 • Mayo • 2017

Radar Político

Mérida, como mujer maltratada de la India: le arrojan ácido en la cara


Por: Columna

Igual que a las víctimas de ataques con ácido en países con sociedades patriarcales, a Mérida le quedarán cicatrices y secuelas de la 'guerra sucia' que se libra, literalmente, en las calles de la ciudad.

Arrojar ácido a la cara es uno de los ataques más cobardes que se cometen, principalmente contra mujeres y niñas, en países que tienen sociedades patriarcales, como la India, Bangladesh, Pakistán, Camboya o el Medio Oriente.

Este acto vil es considerado como una modalidad de agresión violenta cometida con la intención de desfigurar, mutilar, torturar o asesinar a la víctima.

Ayer comenzaron a circular denuncias de que las calles de Mérida, principalmente las que recientemente repavimentó el Ayuntamiento, fueron vandalizadas arrojándoles ácido con el propósito de dañar el asfalto recién colocado.

Algunas voces ya empiezan a señalar a gente vinculada con el PRI y al gobierno local, quienes se han esmerado en criticar la repavimentación de 150 kilómetros de calles en la capital yucateca.

Dos de los activistas más visibles son el regidor Rudy Pacheco Aguilar, manejado desde Palacio de Gobierno por el subsecretario Gaspar Quintal Parra, y el diputado del Partido Verde, Enrique Febles Bauzá, quien recibe línea directa de Sergio Vadillo, jefe del Despacho del Gobernador.

No es el primer ataque contra el Ayuntamiento de Mérida, pues hace unas semanas "bots" pagados comenzaron a difundir la versión falsa de que un jardinero era prestanombres del alcalde Mauricio Vila. Sin embargo, esta acusación fue desmentida y varios sitios que reprodujeron la nota tuvieron que retirarla y dar derecho de réplica a la Comuna meridana.

Igual que los violentos machos de sociedades patriarcales, estos sujetos arrojan grandes cantidades de ácido con el objetivo de dañar la imagen pública del alcalde Mauricio Vila, pero lo que no saben es que en realidad están desfigurando, mutilando, torturando y quizá hasta asesinando a Mérida.

Su corta visión, que tal vez no llega más allá de 2018, los hace cometer estos actos de agresión extrema contra su ciudad, a la que igual que a las víctimas de los países ya mencionados le quedarán cicatrices y secualas que la demeritan.

A las mujeres víctimas de ataques con ácido la piel se les funde y quedan expuestos sus huesos, que en ocasiones llegan a disolverse. En el caso del ataque a Mérida, quienes quedan exhibidos son los agresores y es posible que sus aspiraciones queden disueltas en el propio ácido que arrojaron.

Acerca del autor:

Columna

Comentarios de los lectores

YucatanAhora.com 2009 © Todos los derechos reservados