ENVIAR IMPRIMIR TEXTO
INICIO OPINIÓN     Miércoles, 7 • Diciembre • 2016

Radar Político

El inoportuno viaje de Analia Carrillo Durán a Las Vegas


Por: Columna

Ahora lo que sucede en Las Vegas ya no se queda en Las Vegas, y si se presume en Facebook llega hasta Yucatán, donde la 'revolución psiquiátrica' ha dejado muchas heridas al rojo vivo.

Decían los abuelos que las revoluciones únicamente sirven para quitar a viejos truhanes y poner a nuevos truhanes, y en el caso del Hospital Psiquiátrico este refrán popular aplica a la perfección.

Tras anunciarse como la revolución psiquiátrica de Yucatán, el Modelo Hidalgo ha evidenciado su fracaso, no por su metodología sino por la gente que lo aplica en el estado.

Como si realidad se tratara de una lucha armada, las huestes de Virginia González Torres, directora del Consejo Nacional de Salud Mental, barrieron con prácticamente todo el personal del Psiquiátrico y se instalaron nuevos funcionarios, muchos de ellos inexpertos y con una actitud de millenials berrinchudos.

Pese a los ofrecimientos de la señora González Torres de que se inauguraba una nueva era de la psiquiatría en Yucatán, la realidad ha dejado entrever que los nuevos directivos no tienen ni la capacidad ni la experiencia ni la vocación de servicio.

En redes sociales circula una foto donde se ve a la nueva directora del Psiquiátrico, Analia Carrillo Durán, acompañada de cercanas colaboradoras, de paseo por Las Vegas.

No tiene ni seis meses que se implantó la "revolución psiquiátrica" y la nueva directora está demostrando viejas mañas aderezadas ahora por selfies y otros recursos tecnológicos.

Inútil será cualquier argumento para justificar este inoportuno viaje. ¿Por qué la obsesión de difundir en redes sociales todo cuánto se hace? A veces sin darse cuenta uno mismo se pone en el flechero. Y lo dijo el cantante Alejandro Fernández, otro balconeado que no supo entender que ahora lo que sucede en Las Vegas ya no se queda en Las Vegas.

Ahora lo que sucede en Las Vegas llega a Yucatán, donde las heridas psiquiátricas están al rojo vivo.

La insensibilidad de Analia Carrillo raya en el cinismo que demostró María Antonieta previo a la Revolución Francesa, cuando la muchedumbre fue a manifestarse porque no tenía pan y ella respondió: Pues si no tienen pan, que coman pasteles.

Así las cosas en Yucatán con la revolución psiquiátrica, el modelo Hidalgo y millenials que no entienden que fondo es forma y que forma es fondo.

Acerca del autor:

Columna

Comentarios de los lectores

YucatanAhora.com 2009 © Todos los derechos reservados