ENVIAR IMPRIMIR TEXTO
INICIO OPINIÓN     Martes, 8 • Agosto • 2017

El dato médico

La importancia del hígado para los yucatecos


El joven médico Axel Burgos nos ofrece una amplia radiografía del hígado, órgano que cumple 500 funciones en el cuerpo humano y es capaz de regenerarse, aunque el abuso del alcohol o el exceso de consumo de grasas puede afectar esta función.

El hígado es un órgano tan desconocido como especial. A diferencia de el corazón, el cerebro, los pulmones o el estómago, que todo el mundo sabe ubicar, describir y relatar cuáles son sus funciones, el hígado es uno de los grandes olvidados del cuerpo a pesar de su papel imprescindible en el mantenimiento del organismo.

Es el órgano interno más pesado, el más grande, el más sólido, el que cumple más funciones -dejando el cerebro a un lado-, pero ¿es cierto que el hígado se regenera?

El hígado es uno de los órganos más importantes de nuestro organismo, de hecho es el más voluminoso, atravesando toda la cavidad abdominal por encima del diafragma.

Anatómicamente está dividido en dos partes, el lóbulo derecho y el izquierdo, pero es en el derecho, concretamente debajo, donde se ubica la vesícula biliar, lugar de producción y almacenamiento de la bilis.
Microscópicamente se divide en distintas unidades con funciones independientes, formadas por canales, cordones y vasos sanguíneos, que sirven como zonas de intercambio.

Entre las muchas particularidades del hígado, destaca que es el único órgano del cuerpo que recibe sangre de dos fuentes distintas. Por un lado recibe sangre del corazón a través de la arteria hepática, pero por otro también por la vena porta, que lleva al hígado la sangre de los intestinos.

La extrema importancia del hígado se debe a que cumple más de 500 funciones para el organismo, no obstante, estas funciones se pueden dividir en tres de más grandes, que a continuación explicaremos:

La primera de las funciones que cumple el hígado es la de depuración, en este órgano se recuperan y transforman muchos de los tóxicos que entran en el organismo, como el alcohol y los medicamentos que consumimos, convirtiéndolos en inofensivos para el cuerpo antes de disponerlos para eliminarlos, pero también los que produce el propio cuerpo, como el amoniaco. A su vez, se encarga de destruir los glóbulos blancos y rojos que han envejecido y que ya no cumplen bien sus funciones.

Otra importante función que tiene lugar en el hígado es la de la síntesis, pues este órgano tiene un papel imprescindible en un correcto funcionamiento del metabolismo de los lípidos, glúcidos y proteínas. Gracias a estas funciones también regula la coagulación de la sangre, evitando que el cuerpo sufra hemorragias.

Finalmente, el hígado también tiene un rol predominante en la producción y la secreción de la bilis y en el almacenamiento de las vitaminas liposolubles y el glucógeno, por lo tanto sirve como reserva de energía, bajo la forma de azúcares, para suministrarlos al organismo cuando este lo necesite.

¿El hígado se regenera?

Ha llegado el momento de responder a la pregunta que nos hacíamos al principio, y la respuesta es que sí, el hígado es capaz de regenerarse. Este órgano posee la extraordinaria calidad de regenerar sus propio tejido después de la lesión provocada por toxinas, virus o por una escisión parcial.

El hepatocito, las células del hígado, al ser estimuladas pueden proliferar, recuperando de esta forma el tejido perdido. Esta regeneración se da en tres fases; la primera, en que los hepatocitos empiezan a replicarse, la segunda cuando van expandiéndose las células hepáticas y finalmente, cuando ya está completamente restaurada la masa y función hepática, se detiene súbitamente. A este proceso se le llama regeneración hepática.

¿Significa esto que el hígado es un órgano indestructible?

La respuesta es que no. Si bien el hígado posee la capacidad de regenerarse, normalmente las enfermedades hepáticas o que afectan al hígado, como la hepatitis o el alcoholismo, afectan al órgano en su totalidad, afectando a sus funciones, entre ellas la capacidad de regenerarse.

La cirrosis hepática, por ejemplo, provoca muerte celular o necrosis, haciendo que deban ser reemplazadas por células nuevas. El problema es que a medida que se va regenerando van apareciendo cicatrices, surcos en su superficie que provocan que a cada nueva regeneración, las células sanas no tengan sitio para ubicarse correctamente, sino que se colocan donde pueden, impidiendo cumplir sus funciones de forma correcta.

También hay que tener en cuenta que la regeneración celular no es infinita, si la causa que provoca la muerte celular no cesa, empiezan a disminuir las cantidades de células, por lo que cada vez le cuesta más cumplir sus funciones y acaba provocando un fallo orgánico pot
La regeneración hepática es la respuesta del hígado a la pérdida del propio tejido, una respuesta que es orquestada y controlada por sí mismo, provocada por ciertos estímulos que originan cambios en la estructura y expresión de los genes.

Todo lo que rodea la regeneración hepática ha sido ampliamente estudiado durante los últimos 20 años, buscando respuestas que pudieran servirnos para curar enfermedades y dolencias de otros órganos y del mismo hígado, a día de hoy sabemos más de lo que nunca habíamos sabido y podemos explicar como se da este fenómeno.

Las células hepáticas de la mayoría de los mamíferos, entre los cuales se incluyen los humanos, tienen una vida excepcionalmente larga de entre 300 y 400 días. Aunque normalmente están en estado quiescente, en reposo, siguen manteniendo la capacidad de dividirse para hacer frente a cualquier tipo de lesión.

Se cree que esta capacidad surgió durante el proceso evolutivo, para tener una respuesta a los daños y necrosis hepáticas provocadas por las toxinas de las plantas que se comían. Este curioso fenómeno ha sido motivo de controversia desde hace mucho años, de hecho, ya en el 750 a.C. el poeta griego Hesíodo escribió un castigo que Zeus le impuso a Prometeo, encadenándolo a una roca donde un buitre le devoraba cada día el hígado, que se regeneraba por la noche para volver a ser devorado al día siguiente.

Acerca del autor:

Axel García

Estudiante del octavo semestre de medicina en la Universidad Anáhuac Mayab. Ha participado en diversos proyectos sociales y científicos, como 'Un millón de Jovenes por México' y 'Liderato Valoris', 'Nárrame tu historia' y 'Dibuja tu historia de Norte a Sur'.

Comentarios de los lectores

YucatanAhora.com 2009 © Todos los derechos reservados