ENVIAR IMPRIMIR TEXTO
INICIO YUCATÁN     Lunes, 15 • Mayo • 2017

Vivía un cuento de hadas hasta que el príncipe le cortó las alas


Nadie sabe que pasa detrás de una puerta en un hogar... Ella teme ahora por los diferentes amigos implicados en comentarios violentos y mezquinos en las redes sociales.

Cuando Alicia Loaiza Corona llegó a vivir a Mérida creyó estar viviendo un cuento de hadas. Casi se sentía como Cenicienta, pues después de pasar una infancia típica de clase trabajadora y una adolescencia difícil, ahora tenía a su lado a un hombre que no solo era rico sino que además era bueno.

Alicia conoció a su "príncipe azul" (un empresario yucateco) cuando ella trabajaba como mesera en un restaurante en Campeche.

Luego de un breve noviazgo, él le pidió que vivieran juntos y se trasladaron a Mérida, donde todo parecía ir a la perfección, casi como la frase con la que rematan los cuentos de hadas: ...y vivieron felices para siempre.

Sin embargo, dos años después él se tornó un tipo violento, celoso y agresivo, que la obligaba a hacer cosas hasta que llegó al punto de tener control sobre la vida de Alicia.

"No sé en qué punto dejé de ser su esposa y me convertí en un trofeo para él, me pedía que yo me arreglara para ir a fiestas en las que me presumía como eso, como un trofeo, como una más de sus propiedades", relata Alicia en entrevista para Yucatán Ahora.

Hace tres años decidió separarse de su pareja y comenzó el infierno que hasta hoy vive, pues ha sido víctima de maltrato institucional, social e incluso ha sido desprestigiada en medios de comunicación por medio de los abogados de su ex esposo.

Nadie sabe que pasa detrás de una puerta en un hogar... Ella teme ahora por los diferentes amigos implicados en comentarios violentos y mezquinos en las redes sociales.

En septiembre del año pasado circuló la versión de que en su adolescencia Alicia Loaiza asesinó a su novio de 29 años en Guanajuato, estado del que supuestamente salió huyendo de la justicia.

Siempre de acuerdo con esa versión, la joven estuvo viviendo en varias partes del país hasta que llegó a Campeche y Mérida, donde nadie sabía de su presunto secreto hasta que su ex marido lo "reveló" a través de sus abogados con intención de difamarla.

Precisamente por las fechas en las que circuló dicha versión Alicia estaba en un refugio para mujeres maltratadas, donde permaneció ocho meses junto con sus hijos. Es una casa para mujeres maltratadas cuya ubicación se oculta para protección de las víctimas.

Ahí por protección las mujeres no tienen contacto con el exterior, de tal manera que Alcia no pudo defenderse de las difamaciones.

Hace poco Alicia regresó a vivir a su casa ubicada en el predio número 357 de la calle 52 entre 17 y 19 de la colonia Plan de Ayala Norte, de la cual tiene la posesión legal, porque su ex esposo la donó a su padre haciendo una simulación para insolventarse.

Sin embargo, se ha enfrentado a muchas trabas instituciones. Por ejemplo, la Comisión Federal de Electricidad se negaba a reconectarle la energía, a pesar de que un mes antes había hecho y pagado por el contrato.

De acuerdo con Alicia, esta demora, al parecer inducida por los abogados de su ex marido, tenía como fin que pareciera que ella vive en una casa donde no hay condiciones propicias para tener a los niños.

"Él siempre ha querido quitarme a mis hijos, la casa y hasta una camioneta inservible, por eso no deja de acosarme con demandas y calumnias", se queja Alicia.

Respecto a la manutención, la joven señora informa que el juez la fijó en 20 mil pesos mensuales, pero él nunca ha cumplido. Por lo general deposita mil o dos mil pesos, insuficientes para sostener a los hijos. En una ocasión pasaron ocho meses sin que depositara.

"Yo hago malabares para darles de comer a mis hijos. El papá de mi bebé (una niña de dos años que no es hija de su ex marido) me pasa dinero y con eso la voy llevando", relata.

"Me puse a vender tacos de canasta en la avenida Campestre, pero casualmente me cayeron inspectores. Ando buscando trabajo, pero es difícil que alguien le pueda dar empleo a una madre con tres niños y que además tiene que ausentarse constantemente por las diligencias judiciales... ojalá salga pronto", concluye Alicia quien aclara que nunca se ha dedicado al modelaje profesional sino que en una ocasión hizo un casting y la eligieron para los anuncios de Gran Chapur.

Te recomendamos leer

Comentarios de los lectores

YucatanAhora.com 2009 © Todos los derechos reservados