ENVIAR IMPRIMIR TEXTO
INICIO YUCATÁN     Jueves, 20 • Abril • 2017

Redes sociales detonan anorexia y bulimia en adolescentes


A través de Internet se fomentan 'expectativas falsas sobre la belleza, éxito y felicidad', lo que confunde a los menores de edad.

Imagen tomada de Internet

La anorexia y la bulimia entre los adolescentes aumenta de manera considerable debido a la mala influencia generada a través de las redes sociales, advirtió la especialista en socio-medicina, Luz María Pérez de la Torre.

Remarcó que a través de Internet se fomentan "expectativas falsas sobre la belleza, éxito y felicidad", lo que confunde a los menores de edad.

Consideró se trata de un problema que afecta a todo el país, en especial a los adolescentes de entre 12 a 15 años de edad, principalmente a quienes están involucrados en las redes sociales, cuyo impacto es más notable en las mujeres.

Afirmó que ante éste fenómeno, Yucatán no es la excepción, por lo que destacó la importancia de establecer medidas para evitar un mayor daño.

"Los adolescentes corren un mayor riesgo de desarrollar algún Trastorno de la Conducta Alimentaria (TCA) como, debido al uso que puedan dar a sus redes sociales", acotó la nutrióloga.

De acuerdo con el Sistema Nacional de Vigilancia Epidemiológica (Sinave) de la Secretaría de Salud federal, en lo que va del año, en el país ya se registraron 643 casos de anorexia, bulimia y otros trastornos alimentarios, de los cuales, 457 son mujeres, el 71.1 por ciento.

En el caso de Yucatán, son 10 los casos confirmados acumulados, de los cuales, siete son mujeres, y actualmente se ubica en el lugar número 18 de la tabla nacional de incidencia.

Pérez de la Torre remarcó que "las redes sociales ahora son parte del sistema natural de validación de los adolescentes, por lo que puede afectar la manera en cómo perciben su cuerpo y construyen su imagen ante sus pares".

"La imagen corporal no nada más se refiere a la imagen de las dimensiones de la corporalidad, sino también las actitudes y valoraciones que el individuo tiene en relación con estas dimensiones o con los sentidos, creencias y significados", subrayó.

Afirmó que el hecho de que exista una imagen de la corporalidad desfasada puede poner en riesgo los hábitos alimenticios de los adolescentes, manteniendo un estado de subalimentación o con déficit de los requerimientos básicos nutrimentales, por lo que consideró que puede ser un impulso para el desarrollo de TCA.

La especialista agregó que en la construcción de la percepción corporal del joven influye el culto al cuerpo y a la belleza, así como los constantes anuncios publicitarios de ropa y productos de moda y la interacción con otros adolescentes, traducido en presión social.

Expresó que los adolescentes tienen una necesidad psicosocial de abandonar a los padres para irse a las escuelas y a la calle con los amigos a validarse a través de ellos.

En consecuencia, empiezan a manifestar preocupación por su imagen física, por la ropa que utilizan y por cómo se ven; comienza a ser un tema de preocupación cómo se ven percibidos.

Comentó que "éstas necesidades de independencia, autonomía e integración con sus pares se ven resueltas con las redes sociales".

Hoy en día, el actual desarrollo de los menores de edad se ve rodeada por las nuevas tecnologías de la información como el Internet, redes sociales y smartphones, abundó la nutrióloga adscrita al Hospital Civil de Guadalajara "Fray Antonio Alcalde".

Detalló que según el Estudio de Consumo de Medios entre Internautas Mexicanos, en promedio, cuatro de cada cinco adolescentes pasan en promedio cuatro horas conectados a Internet.

Actualmente, Facebook, YouTube y Twitter son las redes más utilizadas en el país, seguidas de Instagram y Google +.

Enfatizó que existen desventajas sobre el uso de redes sociales como expresión sociocultural, entre las cuales figura la creación y destrucción rápida de vínculos y la generación de expectativas falsas sobre la belleza, éxito y felicidad.

Además, los vínculos creados son usualmente débiles y se es más susceptible a sentir tristeza o depresión, que pueden afectar el rendimiento escolar y provocar TCA.

La situación se complica cuando caen en problemas de abuso de alcohol, drogas y relaciones sexuales sin protección.

Finalmente, reconoció que "la era de la tecnología y digitalización no se va a detener. Si estamos interesados en el desarrollo y atención de adolescentes es importante entender sus procesos de socialización".

Es decir, se requiere establecer un vínculo con los adolescentes a través de la consulta y charlas a fin de comprender cómo es que se forjaron la imagen corporal de ellos mismos, concluyó.

Te recomendamos leer

Comentarios de los lectores

YucatanAhora.com 2009 © Todos los derechos reservados