ENVIAR IMPRIMIR TEXTO
INICIO YUCATÁN     Lunes, 20 • Marzo • 2017

'Las marchantes', incipiente 'cártel' en los mercados de Mérida


'Era una gorda catrina", así describen vendedoras a la mujer detenida con 'piedras' de crack en el San Benito. Recuerdan igual el caso de una que utilizaba la venta de ropa usada para surtir a los viciosos, y a otra que 'hasta hizo su casota'.

"Pobre, se la llevaron hasta esposada, le pusieron sus manos en su espalda, y así se la llevaron... era una gorda catrina (que no usa hipil)".

Así describen las "marchantes" del mercado San Benito a la mujer que fue arrestada por vender "piedras" de crack en dicho centro de abasto ubicado en el centro de Mérida.

"Nosotras solo escuchamos el alboroto y cuando nos dimos cuenta ya se la estaban llevando, dicen que un perro policía le detectó esa porquería en su bulto", relató una desinhibida vendedora de frutas en el pasillo que une el San Benito con el Lucas de Gálvez.

"Muchacho, no sabes cómo estaba apenada la pobre, pero para que se meten a vender esas porquerías, es gente que quiere ganar más", añadió. "A veces es mejor vender poco, pero que tengas tranquilidad. Hasta con 50 pesos que te queden luego de vender, sacar para tu comida y tus gastos, con eso ya la hiciste".

Otra marchante recordó que hace unos semanas igual detuvieron a otra vendedora disfrazada. Era una mujer joven que ponía su venta de ropa usada. En una ocasión policías hicieron un recorrido por los mercados y apenas los vio se paró e intentó alejarse, pero un agente canino se fue sobre ella.

"La agarró de su bulto y ya no pudo escapar", señaló la informante.

También mencionaron el caso de otra de sus compañeras que le fue tan bien con la venta de drogas que hasta dejó la palangana y empezó a hacer "su casota".

Sin embargo, tampoco logró escapar de la justicia. "A ella hasta federales la fueron a buscar a su casa", pero ni así deja el narcomenudeo.

"Tiene un niño de 14 años, pero ni así deja la mala vida. Cuando la agarraron los federales, un año estuvo presa", indicaron las marchantes de los populosos mercados del centro de Mérida, donde a diario se tejen historias de mujeres que no dejan de luchar por la vida... aunque a veces tengan que vender su alma al diablo.
Noticias relacionadas

Comentarios de los lectores

YucatanAhora.com 2009 © Todos los derechos reservados