ENVIAR IMPRIMIR TEXTO
INICIO YUCATÁN     Sábado, 21 • Octubre • 2017

Bandas del movimiento 'underground' resucitan el cassette


Con 'The Void Nightmare' la banda Kaasibal se estrena con material nuevo y mueve las aguas del underground yucateco.

A Xavi le gusta el jazz, Pink Floyd, es fan de The Beatles y dice que si lo invitan a ver a Los Stones va, aunque no es una de sus bandas preferidas. Xavi también es músico, toca la guitarra y forma parte del ambiente Underground de la música meridana con su banda Kaasibal, que hoy se estrena con flamante material en cassette "Kaasibal, The Void Nightmare", disponible a través de su página de Facebook

Cassette sí, leyó bien, no nos equivocamos ni regresamos a los ochenta. Las nuevas bandas, a modo de "último grito de la moda" vintage, graban su material en cassette o vinilo. Y son furor.

Xavi es Javier Alcocer Sánchez, un meridano de 40 años que está como nené con juguete nuevo, recontento. Desde que es adolescente navega por las aguas del underground musical yucateco y hoy en cierta forma y con disco nuevo, se siente en la cresta de la ola junto a sus compañeros de Kaasibal  Carlos Mendoza -(bajo y voz), Jonathan García Sandoval-(batería) y Marvin Vargas (guitarra líder). Con ellos comparte no sólo ser todos  parte de Kaasibal, sino la concentración, garra y química para que los cuatro embonen y surja la magia arriba del escenario.

Xavi se presta a platicar un poco sobre sus comienzos en el underground, el presente de la música alternativa en Yucatán y lo que se viene:

¿Cómo empezó en tu vida todo este rollo de la música?

Empiezo a tomar conciencia del Rock and Roll en Yucatán a los 14 o 15 años, cuando había un movimiento que se llamaba "Rockcultura", en la Ex Peni. Allí se armaban tianguis de rock, era como un "Mini Chopo". A principios de los 90's se intercambiaban allí cassettes y vinilos y había tocadas de Rock and Roll bien artesanal, con mucho amor por el género y sonaba muy bien todo el asunto, realmente.

¿Cuándo comenzaste a tocar en una banda?

Fue en "Malinche", que tenía una onda musical más Stone. Luego decidimos armar con los músicos un sonido más pesado y lento y ahí entramos en la onda del Stoner Doom (subgénero del Doom Metal de finales de los 60's y principios de los 70's, con exponentes como Blue Cheers, Black Widow y sobre todo Black Sabbath). Es un género con mucho ritmo y permite que la música fluya creando atmósferas. Así nació Kaasibal en 2015, sacamos "The Void Night mare" en digital y ahora ya lo tenemos, flamante, en cassette.

¿Por qué invitarías a alguien a ver a tu banda? ¿Qué buscarías que esa persona encuentre?

La banda tiene un poder hipnótico basado en su ritmo lento y repetitivo que te invita a entrar en algún trance. para que dejes llevar tu mente a otra dimensión. Los invitaría a escucharla para que tuviera esa sensación de paz mental y para dejarse llevar por el "trip". Puedes bailar, hacer lo que se te apetezca. Lo más importante es que es una propuesta sincera de un género que  a los cuatro nos fascina y eso lo reflejamos en el escenario. A nosotros nos sigue un público de todo tipo, captamos a público de todas las edades.

¿Qué significa ser underground en Yucatán?

Significa libertad de hacer lo que quieras, que puedes con my pocos recursos armar una tocada, convocar a todos tus amigos a hacer música en un festival underground, por ejemplo. Sin embargo hay nulo apoyo por parte de las autoridades para que hagamos música. Para ellos rock significa drogas, alcohol, relajo y desmadre, que en alguna medida es cierto. Sin embargo si vas a una tocada de cumbia también hay drogas, alcohol, relajo y desmadre y esos eventos nunca los clausuran. El rock está estigmatizado y la sociedad conservadora de Yucatán así lo ve.  De repente surgen espacios, pero cuando los otorgan, es para los grupos "fresas", los que hacen más pop que rock.

¿Sientes que ha cambiado un poco la aceptación de la gente con el tiempo a estas alternativas musicales?

El público es un poco más abierto, sí. Hay lugares como bares para tocar, sin embargo te pagan todavía con las chelas, eso no ha cambiado. Nosotros organizamos tocadas donde ensayamos y aunque es un espacio pequeño, se genera un buen ambiente. Ya fuera es más difícil organizar tocadas porque te cobran depósitos y te ponen demasiadas trabas.

¿Hay sus bandos de bandas?

Pues con las demás bandas nos llevamos bien, somos ahora que sí "Hermanos de armas", por así decirlo, hermanos del mismo género. Otras bandas que comparten el gusto por el Stoner Doom son "Hate Ritual", "Malamadre" (que son absolutamente muy buenos) y nuestros súperbroders "Witches on Fire", que deben estar por volver.

¿Cómo ves a las nuevas generaciones de chavos? ¿Qué escuchan?

Cada quien tiene su estilo y vale escuchar la música que más les agrade. Hace 20 ó 30 años, los que hacían Heavy, rockers y raperos no se podían ver y siento que es como ahorita con los reggetoneros. A mí no me gusta esa  música, no me gusta el ritmo, lo que trata...A mí no me dice nada. Hasta incluso el Rap y el Hip Hop, me parecen mucho más interesantes y los escucho.

En el Reggeton y en la cumbia está la lana, te dicen. Si quieres hacer dinero me dedico al narco o a la política... Lo que hago con Kaasibal es algo que me llena y no lo puedo dejar.

Además de la novedad del flamante cassette ¿Qué se viene para Kaasibal?


Estamos componiendo nuestro segundo álbum que entraríamos a grabar para enero o febrero de 2018. El álbum "The Void Night mare" lo pueden encontrar también en nuestro bandcamp (kaasibal.Bandcamp.com) y para los cassettes, nos pueden contactar en Facebook como Kaasibal. En YouTube tenemos algunos videos de presentaciones en vivo.

Cuéntame un sueño


El sueño de todos nosotros es sin duda seguir tocando esta música hasta el final de nuestros días, sacar álbumes seguir escribiendo canciones e irnos a Europa de gira (es algo con lo que siempre cotorreo con ellos). Quién sabe, si le echamos ganas y hacemos las cosas más que bien puede suceder ¿No crees?.- Cecilia García Olivieri.
Te recomendamos leer

Comentarios de los lectores

YucatanAhora.com 2009 © Todos los derechos reservados