ENVIAR IMPRIMIR TEXTO
INICIO YUCATÁN     Domingo, 7 • Abril • 2013

Arte virreinal prevalece en iglesias de Yucatán


La producción artística que en Yucatán se registró durante el virreinato sobresalen en las pinturas, retablos y esculturas que aún se conservan en numerosas iglesias del Estado, destacó el coordinador de la sección de Restauración de la delegación del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH), Cuauhtémoc Fernando Garcés Fierros.

Asimismo, reconoció que interés de la comunidad yucateca por el arte sacro aumentó en los últimos años, a consecuencia de la amplia difusión de las labores de rescate de obras de los siglos XVI al XVIII, que durante muchos años permanecieron en el abandono.

Refutó la versión de que "en Yucatán, la producción de arte durante la Colonia fue pobre, primitiva y sencilla", pues existen al menos 200 retablos coloniales que sobreviven en recintos religiosos de la Ruta de los Conventos, en el sur del Estado, y en puntos cercanos a los límites con Quintana Roo.

Además de las numerosas punturas y esculturas que hay en los templos católicos, por lo que es notable el desarrollo artístico.

La mayor parte de las obras de arte desarrolladas durante la Colonia datan del siglo XVII, aunque, lamentablemente, sólo se conserva el 20 por ciento.

"En los retablos que aún se conservan es notable la importancia religiosa y cultura de la época, es decir, se trata de obras de primer orden de importancia", acotó el especialista.

Resaltó que en Yucatán hay un verdadero patrimonio artístico único, que son una joya y un tesoro importante y representativo del lugar.

Los retablos -continuó- de la entidad son únicos, no hay otro similar en el país, además que se cuenta con una gran cantidad de piezas y objetos de arte sacro de menor tamaño, como estatuillas, copones, custodias, ajuares y coronas de imágenes, perdidas en las bodegas de los templos o en poder de particulares y coleccionistas.

Actualmente, sólo una quinta parte de los tesoros de arte sacro que existían en Yucatán hasta mediados del siglo XIX logró sobrevivir a la depredación derivada de conflictos políticos, el pillaje, la ignorancia y las condiciones climáticas y ambientales.

Entre los principales factores que los dañas está el calor y la humedad en sus diversos tipo, por capilaridad, condensación y filtración, la cual, en la Península de Yucatán es del 80 por ciento, en promedio, mientras que en el centro del país, del 40 porcentual.

Detalló que ese amplio nivel de humedad favorece la descomposición de materiales orgánicos, como madera, así como los adhesivos de cola y tela.

Otras causas de deterioro son los desastres por incendios y caídas de techo, así como por fenómenos hidrometeorológicos.

También afecta el saqueo, como ocurrió en la Guerra de Castas, la desamortización de la iglesia, la intervención de Salvador Alvarado y actos registrados durante la Revolución Social Mexicana, principalmente.

La ignorancia juega un papel lesivo, sobre todo, entre las autoridades eclesiásticas así como en los sacristanes y mayordomos, quienes no saben cuidar el patrimonio histórico, al grado que los repintan, quitan piezas, o anexan objetos, etc. 

Te recomendamos leer

Comentarios de los lectores

YucatanAhora.com 2009 © Todos los derechos reservados