ENVIAR IMPRIMIR TEXTO
INICIO YUCATÁN     Viernes, 19 • Mayo • 2017

En el Día de la Abeja, trasciende quiebra de Apícola Maya


La acopiadora privada de miel, consentida del Gobierno del Estado, se declara en bancarrota por malos manejos de sus directivos.

En medio de las celebraciones por el Día Mundial de la Abeja, en Yucatan se dio a conocer la quiebra de Apícola Maya, empresa que durante muchos años recibió millonarios recursos mientras los productores vendían a precios irrisorios su producción.

El presidente de la "sociedad de solidaridad social", Miguel Lara Sosa, incluso fue diputado y durante su gestión al frente de Apícola Maya la producción fue decayendo hasta ahora que se habla de una quiebra de la empresa por malos manejos administrativos.

Factores ambientales, como la falta de lluvias invernales, propiciaron que no hubiera recolección de miel, y Apícola Maya pasó apuros para surtir a sus clientes extranjeros.

Esta escasez de producción no se reflejó en los bolsillos de los productores, pues lejos de aumentar el precio del dulce, siguió desplomado ya que los intermediario prefirieron seguir "macheteando" al productor con precios castigados.

En medio de las contradicciones que acompañaron a Apícola Maya, su presidente declaró en febrero de este año que se recuperaba la producción, luego de tres meses de escasez en las colmenas.

El directivo señaló que era el momento más crítico que había pasado la industria apícola en el Estado, pues no se había visto algo igual en años.

En noviembre del año pasado, cuando debe iniciar la captación de miel, no recolectaron nada, tampoco en diciembre ni enero pasado, continuó.

Pero febrero habían recolectado 40 toneladas de miel, que esperaban comercializar en Alemania.

Lara Sosa anunció que se preparaban para la temporada de intensa sequía adquiriendo suficiente azúcar para alimentar a las abejas en las colmenas.

En diciembre pasado publicamos que la producción de miel se enfrentaba a una paradoja, pues la escasez del alimento no propició que mejore el precio que los acopiadores, como Apícola Maya, pagan a los apicultores.

En este esquema en realidad los únicos que ganan son los acopiadores, porque el consumidor final no ve reflejado en el precio que paga en el supermercado el "macheteo" que se hace a los productores.

En aquella ocasión Lara Sosa mencionó que el Gobierno Estatal los apoyó con suficientes toneladas de azúcar para alimentar a las abejas, ante la escasez del néctar en las flores por la falla de lluvias.

Sobre esto último, cabe señalar que Apícola Maya es la única empresa privada acopiadora de miel que recibe ese tipo de apoyos del gobierno, lo que no ocurre con las demás.

Apícola Maya se creó como una cooperativa, pero en la realidad opera como una acopiadora privada, y bajo ese disfraz se ampara para obtener beneficios del gobierno, pero no éstos no llegan a los productores, a los que cada vez se le paga menos por sus cosechas.

Apícola Maya estaba pagando 24 pesos por kilo de miel, lo que muchos productores consideraron una burla, porque tomando en cuenta que hay escasez, por la ley de la oferta y la demanda el producto debe cotizarse más y, en consecuencia, debe mejorar el precio por la producción.

En años anteriores se había pagado hasta 40 pesos por kilo de miel al productor, y ahora que escaseó, se les pagó mucho menos.
Te recomendamos leer

Comentarios de los lectores

YucatanAhora.com 2009 © Todos los derechos reservados