ENVIAR IMPRIMIR TEXTO
INICIO YUCATÁN     Jueves, 16 • Febrero • 2017

La acuacultura navega con viento favorable en Yucatán


Luego de varios fracasos, la actividad aumenta de manera sostenible y acelerada, y se pronostica que en 2027 se duplicarían las granjas y unidades de producción de especies comestibles y de ornato.

Luego de tres décadas de fracasos, la acuacultura en Yucatán aumenta de manera sostenible y acelerada, coincidieron especialistas, quienes también vaticinaron en 2027 se duplicarían las granjas y unidades de producción de especies comestibles y de ornato.

Para ello es importante contar con profesionales interesados en la actividad, empresarios e inversionistas que le apuesten al cultivo de especies marinas y de agua dulce, además de recursos para llevar el conocimiento y la tecnología a las poblaciones rurales, todo ello, sin que el gobierno descuide los programas, tal como sucedió en el pasado.

En la mesa panel "Potencial acuícola de la Península de Yucatán: historia y oportunidades" se informó que actualmente se trabaja con al menos cinco especies comestibles así como 160 variedades de peces de ornato.

Hoy en día se cuenta con 30 granjas de tilapia y dos de camarón blanco, además que hay dos unidades de producción de peces de ornato.

Asimismo, hay tres unidades experimentales de maricultura, en la cual se trabaja con el pepino de mar y la rana toro, entre otras especies comestibles.

El comisionado de Pesca y Acuacultura Sustentable del Gobierno del Estado, Ricardo Delfín Quezada Domínguez, indicó que se cuenta con siete acciones a corto plazo, por lo que en 20 años se prevé tener un gran potencial.

"Actualmente hay mucho acierto, y no como en u principios donde fueron abundantes los errores, por lo que en corto tiempo se tendrá una actividad para satisfacer las necesidades del Estado", así como del país y el extranjero.

Por su parte, el especialista de la Unidad Mérida del Centro de Investigación y de Estudios Avanzados (Cinvestav), Miguel Ángel Olvera Novoa, destacó que la mejor opción es la acuacultura de alto rendimiento, con una gran producción industrial, pues de lo contrario, la labor sería ineficiente, desde el punto de vista económico. De esta manera, se podrá sacar el máximo rendimiento de la acuacultura rural e industrial.

Enfatizó la necesidad de rescatar los estanques de sistema de producción para el uso de los mismos, y aplicar las técnicas exitosas registradas en universidades, institutos tecnológicos y centros de investigación.

Olvera Novoa, del departamento de Recursos del Mar del Cinvestav Mérida, enfatizó que "el campesino quiere trabajar, pero no tiene la capacidad, ya sea en administración, tecnología, etc, y para ello es importante capacitar a grupos de productores para que hagan buen uso del recursos, e incluso, den un valor agregado".

Indicó que la labor del Cinvestav sólo es de laboratorio, por lo que se ve limitado a la transferencia de tecnología y el conocimiento adecuado, los cuales permitirían que la actividad sea autosostenible.

El reconocido productor acuícola de Yucatán, Manuel Abraham Magaña, destacó el actual desarrollo de la acuacultura en el Estado, pero destacó la falta de profesionales así como de empresarios que le apuesten a la actividad.

Remarcó que ante el acelerado crecimiento de la acuacultura de ornato y rural, se prevé que en una década se cuenta con el doble de granjas y unidades de producción.
Te recomendamos leer

Comentarios de los lectores

YucatanAhora.com 2009 © Todos los derechos reservados